HISTORIAS DE PICADEROS – «Noche perfecta en Vaciamadrid»

Esto nos pasó es unos apartamento por horas que han abierto en Rivas Vaciamadrid apartahoras, creo que se llama.
Resulta que por 3 horas de estancia te traen una cena para dos. Yo estaba con mi novia y resulta que cuando llamaron a la puerta estábamos en plena faena , y mi novia decidió que iba a abrir la puerta en pelotas. Al final al que nos traía la cena le hizo gracia (mi novia supongo) y nos invitó a las 3 horas y a las cenas.
Por cierto el sitio está bien

Paco

HISTORIAS DE PICADEROS – «Con la moto por el monte»

En una ocasion mi novia vino con una falda amplia le pedi que se quitara las bragas y nos fuimos a dar una vuelta con la moto yo me monte detras y nos fuimos por un camino rural lleno de baches y piedras no veas que gosada incluso nos caimos de la moto.ja.ja.ja.uuuui?

Manuel

HISTORIAS DE PICADEROS – «El mirón de las pelotas»

Hace mil años, jajaja, ocurrio lo siguiente… en el poligono que esta antes de llegar al puerto deportivo de Santander, interior del coche, era aun de dia (las ganas hacen estas cosas), aparentemente no habia nadie, mi novia de siempre, y ya sabeis… amor, deseo, pasion, locura, en fin casi una semana sin vernos, agggg… pues que una vez puestos a tono empezo lo bueno…. y en plena guerra, miro hacia atras y veo un tio con la cara pegada al cristal delantero del coche, veo que el seguro de las puertas esta cerrado, y le hago señas de que se retire, que se vaya, insistentemente, pero ni caso, mi novia se da cuenta y empieza a gritar… ahhhhhhh, o algo asi….le amenazo, pero nada, parece ensimismado, abro la puerta.. mi novia ¡¡¡¡no salgas!!!!!.. me apeo y ahi me veis a mi en pelota picada frente a un miron, le pedia explicaciones, le empujaba y nada que no habia manera de que se fuese, estaba como idiotizado (no me extraña mi novia esta como un pan de buena).. en fin que despues de llevarle varios metros a empujones el miron se retiro y desaparecio por entre los pabellones.
Bufff, vaya susto aun se me pone el corazon a cien cuando lo recuerdo.
Hoy pienso que no debi salir, debi arrancar el coche y marchar de alli, puse en grave peligro a mi novia, y a mi mismo.

Suel

¿Tienes una historia para contar? Pincha AQUÍ y compartela!

HISTORIAS DE PICADEROS – «Casipillado por la policia»

Bueno, resulta que en un picadero, dándole al tema con mi novia, sin dar mas detalles, cristales empañados, y unas luces azules que se ven del interior, pues esas luces se paran justo detras de mi coche, y yo desde dentro, empiezo a cogerme las moscas, pero es que comienza a oirse voces, y veo la silueta (recuerdo que no vi mucho por el empaño de los cristales), pues esas siluetas supuestamente eran policias, que empezaban a rodear mi coche.
Con los huevos de corbata empiezo a vestirme poco a poco, sin crear ruido, y justo cuando acabo y decido mas que sea abrir la ventanilla, siento que los tios se van, se alejan el coche de luces azules, y yo sigo mas tranquilizado sigo con el tema..
Pense que me llegaria alguna multa, pero parece que solo eran unos curiosos, a ver si veian algo.

killo

¿Tienes una historia para contar? Pincha AQUÍ y compartela!

HISTORIAS DE PICADEROS – «Tapando agujeros»

En Punta Galea, hace varios años, habia un picadero, no se si sera este, el caso es que cuando yo lo frecuentaba, habia un murete, el murete de los pervertidos, el cual tenia mas agujeros que un colador. Estos agujeros los hacian un tipo especial de usuarios del picadero, los cuales no lo usaban para llevar a la gachi en cuestión, sino para mirar. Cada x tiempo iba un tipo y hacia un agujerito a través del cual disfrutaba del paisaje de coches y parejas.
Un dia me canse, y fui con masilla suficiente para todos los agujeros y los tape. Pero fue una gran sorpresa el descubrir, al cabo de unos meses que volvian a estar los puñeteros agujeros. Volvi a taparlos y volvieron a hacerlos, hasta que finalmente desistí, harto de hacer de  albañil para preservar la intimidad de los usuarios del lugar.
A dia de hoy, ya no lo visito, pero a los usuarios, os recomiendo que os alejeis del murete en cuestion, que de tantos agujeros y remaches, cualquier dia se cae.
Rodri

¿Tienes una historia para contar? Pincha AQUÍ y compartela!

HISTORIAS DE PICADEROS – «Cuidado con el barro»

Hace varios años convencí a novia para visitar un afamado picadero, alli por el norte, cerca de un faro (no doy mas pistas no sea que a alguno le suene). Por aquel entonces no tenia ni coche, asi que para estos escarceos solia utilizar el de mi padre, que sindecir la marca, dire que era un tipo de coche bastante potente, grande y pesado.

Pues en fin, tras llegar al picadero y dedicarnos a los menesteres tipicos de ese tipo de lugares, me dispuse a salir, arancando el coche y evitando el resto de coches escondidos en la oscuridad, sin luces, como dictan las normas no escritas de comportamiento (alguien deberia escribirlas…).
El caso es que el romantico sonido de la lluvia golpenado contra el techo del coche trajo unas consecuencias inesperadas, y es que todo el picadero se convirtio en un enorme parking lleno de charcos y barro, en uno de los cuales me metí…

La situacion era peliaguda: las tantas de la noche, oscuridad total, un coche que pesaba una tonelada y no salia del barro, y un monton de gente a mi alrrededor que por supuesto no me iban a ayudar. Tras acelerones y y desesperacion sin resultado alguno (puñetero mostrenco de coche) opte por acudir a pedir ayuda  alguna de las parejas que por alli estaban.  Tras golpear timidisimamente el cristal de varios coches sin exito, un chaval salio de su coche y me pregunto si necesitaba ayuda. Tras contarle la situacion en la que me encontraba colocamos unos cartones bajo la rueda, y mientras yo aceleraba, el empujaba. Y esta vez si consegui algo, y es pringar al pobre chaval con un enorme chorreton de barro despedido por la rueda; si la situacion ya era incomoda y el favor de ayudarme habia sido grande, encima voy y lo pringo de barro… Le deja varios paquetes de klinex y le di las gracias hasta cansarle, pero bueno… seguro que se fue cagandose en mi y mi puñetero coche.

Tras el escaso exito del carton debajo de la rueda, asumi que tendria que llamar a la grua. Gracias a dios ya se habian inventado los moviles, porque los picaderos en general no se caracterizan por ser un lugar de facil acceso y con civilizacion. La historia no acaba ahi, con el conductor de la grua descojonandose (con razón) de mi, sino que despues tuve que limpiar toda prueba de lo que le habia sucedido al coche.

Desde aquel dia solo voy a picaderos con buen cemento.

¿Tienes una historia para contar? Venga, no te cortes y compartela!!